Revisión del Nissan GT-R 2021

¿Es el Nissan GT-R un óptimo coche?

El Nissan GT-R es un coupé deportivo con una digna reputación por prestar un desempeño inusual a un precio de ganga. Es una opción alternativa a turismos como el Porsche 911 Turbo S, el Mercedes AMG GT y el Aston Martin V8 Vantage.

Ya que un Nissan procura espantar a los usuarios de modelos claramente de gama alta como estos, no llama la atención que el previo GT-R haya sido criticado por ser bastante insípido por la parte interior. Por fortuna, Nissan semeja haber escuchado estas protestas, y en el momento en que el automóvil fue nuevo en 2016, heredó un nuevo interior, lo que quiere decir que el GT-R en este momento puede igualar las elecciones tanto en diseño como en materiales.

El tablero de cuero cosido añade clase, al paso que el diseño aerodinámico y el nuevo servicio de información y diversión son actualizaciones bienvenidas. Si siente la necesidad de replicar el interior de un Ferrari, asimismo tiene la posibilidad de tener el interior acabado con un esquema de color negro / beige de 2 tonos.

Asimismo es increíblemente cómodo. No se va a sentir apretado adelante, e inclusive los asientos estándar hacen un enorme trabajo manteniéndolo en su rincón. Pero, si deseas mucho más refuerzo del costado, escoge el modelo GT-R Recaro, que añade asientos de deportes. Claro, no hay bastante espacio en el taburete trasero, merced a la línea del techo encorvada, pero el maletero de 315 litros es mucho más increíble.
Indudablemente, no obstante, lo mucho más pasmante del GT-R es su manejo, y eso es merced al motor V6 biturbo de 3.8 litros. Esto en este momento genera mucho más de 550 CV, lo que quiere decir que el GT-R puede desafiar a superdeportivos considerablemente más costosos como el McLaren 570S de 562 CV, con 0-100 km / h en menos de tres segundos.

Por otro lado, si el GT-R habitual aún no es suficientemente veloz, hay las ediciones Track y Nismo, que siempre y en todo momento proponen mucho más capacidad y menor peso. No hay datos oficiales de aceleración, pero diríase que el Nismo tarda menos de 2.5 segundos en lograr las 62 mph.
Asimismo se trabajó para lograr que el GT-R sea mucho más simple de conducir hasta el límite, pero no se equivoquen, todavía es con la capacidad de adelantar a vehículos que cuestan el doble. Bastante de esto se origina por las varias ayudas electrónicas a la conducción, pero no piense en él como un vehículo sin conmuevas para conducir. Por contra, hay bastante carácter aquí y el motor se ve realmente bien.

Da igual el GT-R. Dios santo son las letras que me vienen a la cabeza al conducir este turismo. No puedo opinar lo entretenido que es conducir o de qué forma toda la electrónica vuelve posible conducir rapidísimo.

Por otro lado, si el GT-R habitual aún no es suficientemente veloz, hay las ediciones Track y Nismo, que siempre y en todo momento proponen mucho más capacidad y menor peso. No hay datos oficiales de aceleración, pero diríase que el Nismo tarda menos de 2.5 segundos en lograr las 62 mph.

Asimismo se trabajó para lograr que el GT-R sea mucho más simple de conducir hasta el límite, pero no se equivoquen, todavía es con la capacidad de adelantar a vehículos que cuestan el doble. Bastante de esto se origina por las varias ayudas electrónicas a la conducción, pero no piense en él como un automóvil sin conmuevas para conducir. Por contra, hay bastante carácter aquí y el motor suena fabuloso.

Además de esto, todas y cada una estas ayudas no solo asisten a que el automóvil vaya mucho más veloz, sino asimismo asisten a que sea mucho más seguro. Gracias a que el automóvil es con la capacidad de asegurar que la máxima capacidad y fuerza de frenado siempre y en todo momento vaya a la llanta adecuada, el GT-R se siente tan seguro para eludir un choque como lo realiza a fin de que usted gire en una pista o en un curso B.

Hay bastante agarre, así sea que la carretera sea angosta o abierta, y mientras que conduce, puede sentir que el sistema de tracción total trasfiere capacidad a las ruedas que mucho más lo precisan. Como varios sistemas en el automóvil, la suspensión es ajustable y hay un método de tranquilidad en el momento en que solo quiere sentarse sobre la autopista y andar.

Asimismo es viable cambiar la agilidad de los cambios de marcha de la transmisión automática. El modo perfecto «R» mucho más veloz te hace saltar sobre tu espalda en el momento en que pones tu pie chato en marcha alta en el acelerador. No obstante, en la localidad, el cambio cambia delicadamente, con lo que el GT-R no es mucho más bien difícil de conducir que un Qashqai.

No todas y cada una estas especificaciones son asequibles, naturalmente, pero el equipamiento estándar terminado es comparable a eso que hallará en un Porsche 911 Turbo S. Como el automóvil alemán cuesta el doble, esto causa que el Nissan sea una aceptable oferta en el planeta de los superdeportivos, aun si sus gastos de desempeño son mucho más altos que los de las elecciones.

Es aproximadamente lo mismo, como es natural, pero esta última versión del GT-R asimismo es mucho más disponible todos los días que alguno de las generaciones precedentes. Esto quiere decir que merece un espacio en la lista de finalistas suficientemente agraciados para estimar un modelo de prominente desempeño o aun un superdeportivo.

Echa una ojeada a nuestra prueba Nissan GT-R NISMO vs Honda NSX:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad