Revisión del primer manejo del Ferrari SF90 Stradale | El Ferrari híbrido de 986 hp, en ocasiones sigiloso

LOS ÁNGELES – Aparcar en Wilshire Bulevar, en el corazón de Beverly Hills, en un Ferrari, no lo realiza precisamente único. Los Ferraris son omnipresentes en el vecindario mucho más impresionante de Los Ángeles. Pero conducir un Ferrari, tranquilamente, con energía eléctrica pura, como lo hice en el superdeportivo mucho más nuevo de la marca, el SF90 Stradale, logró que esta experiencia fuera increíblemente propia y satisfactorio, un comprendio que se alargó a lo largo de mi día con el automóvil.

El coche de prueba Bianco Caprino SF90 Stradale tenía informaciones que, si bien avergonzaban a prácticamente todo lo demás en la carretera, se sienten apropiadas para un producto de alto rango de Maranello. Cobijaba un V8 de 4.0 litros con doble turbocompresor que genera 769 caballos de fuerza. Intercalado entre este motor de montaje central y su transmisión automatizada de doble embrague de ocho velocidades rediseñada, está un motor eléctrico que da un empuje agregada a las ruedas traseras, lo que añade capacidad a lo largo del retardo del turbo inexistente. Pero la auténtica novedad está adelante, donde 2 motores eléctricos mucho más, uno en todos y cada buje, dan tracción a las ruedas delanteras y dejan la vectorización del par. Combinados, estos succionadores de tres voltios añaden 217 hp a la mezcla, para un enorme sistema total de 986 hp. Ferrari elige comunicar la capacidad métrica de «1.000 CV», que es precisamente mucho más hot.

Ya que tener un Ferrari hablamos de opciones, un interruptor háptico en el volante alterna entre 4 «y también-maettino « métodos de manejo relacionados con el híbrido (en la imagen de abajo a la izquierda), que se mezclan con el clásico «manettino « selector de modo de conducción (abajo a la derecha) para prestar escenarios de bartender obsesivos de mixología de plantas motrices. Pues no llovía y no se encontraba en una pista, y pues el manettino la configuración no es verdaderamente una novedad: dejé la perilla en «Sport» y me olvidé de ella. Salvo que sea un conductor profesional, asimismo debería llevarlo a cabo.

Con ese lado del volante asentado, tomé una exhibe del y también-maettino menú de eDrive, Hybrid, Performance y Qualify. En el modo perfecto eDrive, el SF90 se incentiva solo con la energía de la batería. Gracias a la manera en que está configurado el sistema, esto quiere decir que unicamente se activan las ruedas delanteras, lo que lo transforma en un Ferrari de tracción frontal bastante anómalo.

Revisión del primer manejo del Ferrari SF90 Stradale | El Ferrari híbrido de 986 hp, en ocasiones sigilosoRevisión del primer manejo del Ferrari SF90 Stradale | El Ferrari híbrido de 986 hp, en ocasiones sigiloso

Uno puede conducir cerca de 15 millas en este modo a velocidades de hasta 85 mph, lo que hice, y fue inquietante. Gracias a todo el giro parcialmente con limite generado por los motores delanteros, el SF90 no vuela precisamente en este modo. Y un Ferrari sin estruendos de motor eufónico es un tanto como una jirafa sin cuello largo: atrayente, pero asombroso. Aún de esta manera, es entretenido imaginar la utilización de un coche exótico italiano provocador para llevar a cabo cosas contrarias a la intuición, como arrimarse silenciosamente a los aparcacoches o escapar del sendero de entrada sin antagonizar a los vecinos. (Reversa, seleccionable con el selector plateado inspirado en la palanca de cambios en la consola central, solo emplea energía eléctrica).

El modo perfecto híbrido maximiza la eficacia, otra situación un poco contradictoria para un Ferrari, particularmente uno que solo consigue una clasificación EPA combinada de 18 mpg. Pero como el vehículo tenía poca gasolina y comencé a conducir por la autopista, lo probé. No inhabilita el V8, pero prioriza la utilización de motores eléctricos, lo que quiere decir que terminantemente no explota al límite sus 1,000 caballos de fuerza métricos. Asimismo cambia el mapeo de cambios para buscar marchas mucho más altas siempre y cuando resulte posible, y no desciende tan de manera fácil, cuando menos de forma automática. (Las paletas montadas en el volante tienen la posibilidad de llevar a cabo eso cualquier ocasión). Por cualquier fundamento, el SF90 pasa predeterminado al modo híbrido toda vez que se prende. Y si bien provoca que el automóvil se sienta bastante habitable y coincidente en la localidad, ¿quién desea eso de un exótico de $ 500,000? Lo conduje así solo como un ensayo.

Las otras 2 opciones son considerablemente más contundentes. El modo perfecto de desempeño sostiene el V8 a plena ebullición en todo momento, aparte de aceptar el ingreso a la batería. Pero cualquier ocasión en el que no golpeaba completamente el automóvil, utilizaba una parte de este exceso de capacidad para cargar la batería. Como puede imaginar, esto pasa con bastante sencillez, en especial en la carretera, o aun mientras que me abría sendero por medio de los suburbios de Los Ángeles en la base de mi carretera de montaña mucho más querida.

Mi preferido y también-maettino La decisión, y probablemente asimismo la tuya, es la de calificar. Este modo dejó el ingreso al impulso terminado de la batería, tal como la majestuosidad completa del motor de gasolina. En Qualify, el SF90 acelerará de 0 a 60 en 2,5 segundos (en sendero a una agilidad máxima limitada de 211 mph), un número que se siente sincera y enternecedora al unísono. Cuando llegué a la base de Angeles Crest, un tramo de 2 carriles que merece reverencia, si lo hay, Qualify prosiguió puesto en compromiso. No parecía haber una razón para regresar a subir en la lista.

Revisión del primer manejo del Ferrari SF90 Stradale | El Ferrari híbrido de 986 hp, en ocasiones sigilosoRevisión del primer manejo del Ferrari SF90 Stradale | El Ferrari híbrido de 986 hp, en ocasiones sigilosoRevisión del primer manejo del Ferrari SF90 Stradale | El Ferrari híbrido de 986 hp, en ocasiones sigiloso

El SF90 es una revelación. Los Ferrari siempre y en todo momento me hacen sentir que soy bastante superior manejando de lo que verdaderamente soy. Pero llevar un coche de 1,000 caballos de fuerza y ​​quinientos mil de dólares estadounidenses a una vía pública me logró sentir mucho más que un tanto da. No hay inconveniente. Con su reciente sistema de tracción total, el primero en un automóvil deportivo Ferrari, el SF90 tiene mucho más agarre que mi suegro la primera oportunidad que llegué a casa con mi novio para las vacaciones. Crédito RAC-y también, un acrónimo italiano forzado que se traduce precisamente como «ruedas delanteras de vectorización de par sin dependencia», un sistema que da la tracción adecuada en el instante justo. Ponga el acelerador en cualquier sitio y el automóvil sencillamente lo clasificará. Los frenos son impasibles y la dirección con perfección ponderada y sociable. En verdad, pese a toda la tecnología, uno jamás se siente distanciado de la experiencia, ni víctima de una intervención, como es la situacion de los superdeportivos mucho más especialistas. Siempre y en todo momento andas totalmente puesto en compromiso. Manejando.

Algo de crédito asimismo debería atribuirse a la especificación Asetto Fiorano, que incluye amortiguadores particulares Multimatic y neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 pegajosos. Es realmente difícil decir si este bulto vale su precio de $ 56,200 puesto que no manejamos el SF90 «habitual», pero probablemente lo fue. Posiblemente ese no sea la situacion de los otros $ 140,000 de opciones en nuestro probador, incluyendo el difusor trasero de fibra de carbono de $ 11,812, la cubierta del motor de fibra de carbono refulgente de $ 9,787 o los cinturones de seguridad de colores de $ 928. La venta de $ 4,219 para Apple CarPlay asimismo es atroz, pero en lo personal, por lo menos marcaría esa casilla por el hecho de que me chifla CarPlay. Además de esto, el nuevo tablero digital de Ferrari refleja su teléfono de forma directa en el panel de instrumentos, donde en general van los medidores, lo que está ordenado.

¿Existe alguna objeción? ¿Aparte del hecho de que no pude establecerme con el vehículo para toda la vida? Verdaderamente no. Precisamente, este es un automóvil carísimo, con una alternativa de hasta $ 700,000 en esta especificación, pero aun eso prácticamente semeja una ganga en comparación con los escandalosos Ferrari terminantes precedentes como el horrible Enzo, que, configurado por inflación, costaría cerca de $ 1 millón hoy en dia. – en especial dadas las habilidades destacadas del SF90 y su buena fachada robusta pero sobria. Asimismo sirve como un increíble embajador del movimiento de la marca hacia la electrificación completa, algo que sucede mucho más temprano que tarde, presagiando la era del superdeportivo exótico que triunfa por su pintura de extraversión. Si este representan el futuro de Ferrari, y lo es, digo que lo traigas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad